DIY… (Hágalo Usted Mismo)

La tentación de “ayudar” a mis hijos y hacer por ellos lo que “solitos no pueden” es siempre muy fuerte.

La delgada línea que existe entre lo que de verdad pueden hacer y de verdad no pueden hacer a veces es borrosa, de hecho, me he dado cuenta de cosas que pueden hacer hasta que los veo que las hacen.

Como hace unos meses que fui a una observación (clase pública) de Mateo.  Entre un trabajo y otro, el chamaco se paró a servirse agua.  Al hacerlo, se le derramó tantita, así que dejó su vaso en la mesa, regresó, tomó el mini trapeador que hay a lado del garrafón, y “PUM”, secó el agua del piso.

¡¡Yo me quedé boquiabierta!! ¡¡Por supuesto que en la casa no hace esas cosas!!! Decir que es porque no tenemos un mini trapeador podría ser una excusa barata.  No lo hace (hacía) porque no se lo pedíamos.  A mí, simplemente no me pasaba por la cabeza que lo podía hacer… hasta que lo ví.

Lumía por otro lado, todo el tiempo se la pasa haciendo cosas nuevas, y cuando de repente pienso “eso sí de seguro que no va a poder y va a ser todo un desastre”, ¡Tómala!, que me sorprende y lo hace como si nada, con su frase final como limón en cortada:  “Ya ves mamá, si podía…”

En ésta, como en muchas otras situaciones, la educada he sido yo.  Continuamente tengo que frenarme para evitar hacerlo por ellos porque, además, ¡es más fácil y rápido hacerlo por ellos y evitarme toda la monserga que implica eso de enseñar!

Es una verdadera tortura verlos servirse agua, con esas manititas y esa jarrota, en serio que sudo frío.  Hay veces, que se paran a servirse agua y me descubro volteándolos a ver con miedo, y al instante, regreso rápidamente la vista, para “no hacerles ojo”.  Otras veces, me topo con una jerga mojada muy cerca del garrafón e intuyo que el accidenté sucedió y ellos solitos lo resolvieron de la mejor manera que pudieron.

Cuando uno pasa del estado del miedo al estado de la sorpresa es toda una maravilla, porque ahora siempre estoy curiosa y pendiente de las cosas nuevas que podrán hacer, de las capacidades nuevas que están adquiriendo, y ¿por qué no?, de las cosas que, de plano, todavía no se les facilitan para nada, pero que pronto, cuando menos me de cuenta, ya estarán haciendo solitos.

Finalmente, lo peor que puede pasar es que “les salga mal” y como no es un examen ni una competencia, sino que es simplemente la vida, siempre hay oportunidad de segundas, terceras y milésimas vueltas!!

 

Un comentario en “DIY… (Hágalo Usted Mismo)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s